El CEO de Phantom Secure vendió teléfonos encriptados a los cárteles mexicanos

0
2201
views

El director ejecutivo de una compañía con sede en Canadá se declaró culpable en el tribunal federal de San Diego de operar una empresa criminal que facilitó la importación y distribución transnacional de cocaína, heroína y metanfetamina a lugares de todo el mundo mediante la venta y el servicio de dispositivos de comunicación encriptados.

Vincent Ramos, CEO de “Phantom Secure”, enfrenta un máximo de 20 años en prisión y una multa de 250 mil dólares cuando sea sentenciado el próximo 17 de diciembre.

En su acuerdo de culpabilidad, Ramos admitió que él y sus cómplices: Kim Augustus Rodd, Younes Nasri, Michael Gamboa y Christopher Poquiz, los cuales todavía están en fuga, facilitaron la distribución de drogas a lugares como Australia, México, Canadá, Tailandia, Europa y los Estados Unidos al suministrar a los narcotraficantes dispositivos de comunicaciones encriptados “Phantom Secure” diseñados para impedir el cumplimiento de la ley.

Para mantener las comunicaciones fuera del alcance de las autoridades, Ramos y sus cómplices mantuvieron los servidores “Phantom Secure” en Panamá y Hong Kong, utilizando servidores virtuales para disfrazar la ubicación física del equipo, y eliminaron remotamente los dispositivos incautados por la policía, de acuerdo con documentos de la corte.

Los fiscales dijeron que Ramos usaba monedas digitales, incluido Bitcoin, para facilitar las transacciones financieras de “Phantom Secure” para proteger el anonimato de los usuarios y el lavado de las ganancias de “Phantom Secure”. Ramos admitió que al menos 990 libras de cocaína se distribuyeron usando dispositivos “Phantom Secure”.

“El servicio de comunicación encriptada “Phantom Secure” fue diseñado con un propósito, para proporcionar a los narcotraficantes y otros delincuentes mexicanos un medio seguro para comunicarse abiertamente sobre actividades delictivas sin temor a ser detectados por la policía”, dijo el abogado estadounidense Adam Braverman.

Como parte de su declaración de culpabilidad, Ramos aceptó una sentencia de 80 millones de dólares, así como el decomiso de decenas de millones de dólares en activos identificados, que van desde cuentas bancarias en todo el mundo hasta casas, un Lamborghini, monedas de oro y cuentas de criptomoneda.

Además, aceptó renunciar a las licencias de servidor y a más de 150 dominios que se estaban utilizando para operar la infraestructura de la red “Phantom Secure”, lo que le permitía enviar y recibir mensajes encritados para delincuentes.

 

 

 

Fuente: psn.si

Toda la información proporcionada en este medio es para fines educativos, en ningún caso alguno se hace responsable e cualquier mal uso de la información. Toda la información es para el desarrollo e investigación de métodos de seguridad informática.

No olvides visitar nuestra hacking shop

shop